El Santa Cruz fue desarrollado para ser el máximo vehículo deportivo de aventura, un sobrenombre confirmado en las investigaciones iniciales llevadas a cabo entre consumidores de Hyundai.
La investigación encontró que hay consumidores que con frecuencia viven en ambientes urbanos pero cuyos estilos de vida incluyen la necesidad de salir de la ciudad para disfrutar de todo tipo de aventuras durante los fines de semana.
Muchos de esos consumidores llevan consigo diferentes artículos y equipos que necesitarían ser transportados en una cama abierta de camioneta en vez del espacio de carga de una carrocería típica de SUV.
Estos compradores quieren un medio de transporte versátil que sea igualmente flexible a la hora de desplazarse en ambientes urbanos, sitios de aventuras, tareas ocupacionales e incluso para poder transportar materiales para hacer mejoras en la casa. El Santa Cruz cuenta con un área de cama abierta, que incluye una cubierta de lona con cerradura muy segura, tapa para ocultar la carga y versátiles accesorios para la extensión de la cama.
Al mismo tiempo, estos clientes siguen apreciando la segura utilidad de un SUV compacto, con su comodidad, su espacio para los pasajeros, su ahorro de combustible y su facilidad de parqueo.
El Santa Cruz, con su único e impactante diseño, crea un totalmente nuevo segmento que satisface las necesidades de estos compradores específicos como ningún otro vehículo lo hizo antes.

Todo en el Santa Cruz refleja una dualidad de propósito en la ejecución de su diseño. Este vehículo de categoría totalmente nueva posee toda una variedad de características que se entremezclan de forma muy equilibrada:

Conectividad con la vida urbana y capacidad para el disfrute de aventuras al aire libre
Flexibilidad para el trabajo y para la diversión
Aspecto fuerte pero muy atractivo
Buen espacio disponible, con gran maniobrabilidad
Espacio abierto para carga, y almacenaje seguro, con cerradura
Capacidad de arrastre y eficiencia en el combustible

El Santa Cruz ofrece dos potentes, flexibles y eficientes sistemas de propulsión. El motor estándar es de 2.5 litros de inyección directa en línea y de cuatro cilindros, con un estimado de 191 caballos de fuerza y 181 lbs. por pie de torque. El estimado por la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) de ahorro de combustible para el motor de 2.5 litros con tracción en las ruedas delanteras es de 21/26/23 (Ciudad/Autopista/Combinado en mpg – Millas por galón), y con tracción en las cuatro ruedas (AWD) es de 21/27/32 (Ciudad/Autopista/Combinado en mpg – Millas por galón).

El Santa Cruz también ofrece un motor turbo de 2.5 litros e inyección directa con un estimado de 281 caballos de fuerza y 311 libras por pie de torque enlazado a una transmisión automática de doble embrague (DCT) y ocho velocidades. Esta DCT incluye palancas de cambio ubicadas en el timón para cambios manuales por parte del conductor. El ahorro de combustible estimado por la EPA para el modelo Turbo de 2.5 litros y tracción en las cuatro ruedas (AWD) es de 19/27/22 (Ciudad/Autopista/Combinado en mpg – Millas por galón).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.